¿Necesitas ayuda con tu carácter? por el pastor Eliseo Rodriguez

.

.

¿Necesitas ayuda con tu carácter?

¡Qué triste fuera profesar un evangelio que nos dejara a merced de la herencia consanguínea, o de la mala manera de vivir que recibimos de nuestros padres! Es una realidad que los golpes que recibimos por los embates de la vida tienden a convertirse en cinceles forjadores de nuestro carácter. El carácter de una persona es un tema que la Biblia trata con profundidad. Es que tiene que ver con la manera como reaccionamos frente a las situaciones que nos sobrevienen. Jesús mismo tomó a sus doce discípulos “en bruto”. Cada uno era una pieza para tallar por las manos del Divino escultor encarnado. Después de tratar con cada uno, once de ellos estaban listos para ser depositarios del evangelio. La Escuela de Jesús es la única que gradúa con el título de Discípulos Mansos, a quienes antes eran como Jacobo y Juan (boanerges, o hijos del trueno). 

Hemos conocido alrededor del mundo, profesantes del cristianismo que necesitan tratamiento urgente en su carácter.  Pero, en realidad, todos los creyentes estamos en el bendito proceso de ser conformados a la imagen del Hijo de Dios, o, como dijera Pablo a los Gálatas, que Cristo sea formado en nosotros. 

Por eso aquí les comparto algunos principios bíblicos que pueden ayudar en el crecimiento de la madurez del carácter cristiano.

Primero, para tener un carácter cristiano, debemos estar en Cristo. En Cristo es una expresión que se usa mucho en las Epístolas de Pablo. Para entender mejor qué es, Cristo usó una ilustración del mundo natural. Él dijo: Yo soy la Vid verdadera, y comparó a los creyentes con pámpanos o gajos de esa Vid (Juan 15:1-4). La vid es la planta de la uva. Sabemos que una de sus características más sobresalientes es la dulzura. Cuando nos hacemos uno con Cristo a través de la fe, la dulzura de su carácter fluye hacia nosotros. Entonces, el carácter que se manifiesta no es el mal carácter propio, sino el de Cristo. Pedro había andado con Jesús unos tres años, y cuando, debilitado en sí mismo intentó negar su afiliación con el Señor, los que lo identificaron le dijeron: Aún tu manera de hablar te descubre (Mateo 26:73). Es imposible estar en Cristo y no parecerse a él. Aquí en la preciosa iglesia Monte de Sion donde pastoreo, siempre les digo a los hermanos: Si usted encuentra a un creyente que tiene mal carácter, recomiéndele que se haga cristiano. Cuando lo sea, la dulzura de Jesús se manifestará en él. 

Segundo, la Cruz de Cristo trata con el carácter de los redimidos. Pablo, quien antes había sido Saulo el perseguidor de la iglesia, se encontró con Cristo y el Señor lo transformó y lo hizo apóstol de los gentiles. Al escribir su carácter a las iglesias de Galacia, habló de la Cruz, como el medio divino para afectar absolutamente la carnalidad innata del hombre. Por eso testificó: con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo…  (Gálatas 2:20).

A los hermanos corintios también les quiso explicar su participación legal en la Cruz de nuestro Señor: Si uno murió por todos, luego todos murieron(2 Corintios 5:14). O sea, cuando Cristo murió en la cruz, legalmente nosotros también morimos con él. Lo mismo dijo a los hermanos en la ciudad de Colosas: Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios (Colosenses 3:3). Y a los santos que vivían en la pagana ciudad de Éfeso, les escribió esta ordenanza: Vestíos del nuevo hombre, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad (Efesios 4:24).  Una mirada por fe al sacrificio de Cristo en la cruz, nos ayudará mucho a entender que nuestro viejo hombre, ese que nace con la manera de vivir desviada, ha sido crucificado juntamente con Cristo (Ro 6:6). ¡No vivamos fuera de la dimensión de la Cruz, para creer cierta la muerte del viejo hombre y disfrutar la nueva creación que es en Cristo! (Gl 6:15). Por eso, la invitación de Cristo es: si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese así mismo, tome su cruz cada día y sígame (Lucas 9:23). 

El tercer principio es la vida divina dentro del creyente. ¡Que gran promesa Cristo nos dio! Él prometió que el Espíritu Santo estaría en nosotros (Juan 14:17). El mismo Pablo que dijo ya no vivo yo, testificó, vive Cristo en mí. Eso que conocemos como el fruto del Espíritu, no es otra cosa que el carácter del Espíritu Santo manifestado en el cristiano. Ese fruto tiene nueve características, y cada una es un rasgo del carácter del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza (Gálatas 5:22,23). Es a tal manera cierto, que Pedro enseñó: somos participantes de la naturaleza divina (2 Pedro 1:4). Ello de ninguna manera significa que seamos dioses. Pero sí quiere decir que, como seres humanos redimidos, el divino Espíritu vive en nosotros y nos hace partícipes de él.

El último principio es el poder de la Palabra de Dios para transformarnos. Uno de los atributos de la Biblia que más me ha bendecido es el que expresó el Salmista al decir: La ley de Jehová es perfecta que convierte el alma (Salmos 19:7). El alma es el asiento de las emociones, anhelos, sentimientos, recuerdos y pensamientos del ser. Al tener contacto diario con la Palabra de Dios, ella lleva fruto y crece también entre nosotros(Colosenses 1:16). Una noticia muy triste es que un por ciento grande de creyentes en el mundo no lee su Biblia diariamente. ¡Podemos imaginar, entonces, cuánto mal carácter, qué cantidad de resabios, estados de mal humor, sentimientos contrarios a la fe, malos procederes habituales! Necesitamos retornar a la Palabra transformadora de Dios, La orientación divina es, que la Palabra de Cristo more en abundancia en nosotros, enseñándonos y exhortándonos… (Col 3:16). Si lo hacemos, nos quedaremos asombrados cómo en poco tiempo, la Palabra habrá logrado ennoblecer nuestra alma y darnos reacciones mansas a las embestidas propias de la vida en este mundo.

Estoy animando a cuantos creyentes pueda, que comiencen HOY la preciosa meta de leer toda su Biblia en un año. Si leen tres capítulos diarios seis días a la semana, y un día leen cuatro capítulos, se completará la lectura de toda su Biblia en un año. ¡Qué logro! ¡Qué manera de convertir el mal carácter en un carácter cristiano!

Si lo haces perseverantemente, serás percibido dulce como la vid, los lazos de mal carácter estarán crucificados con Cristo, el fruto del Espíritu será manifiesto en tus acciones, y el poder de la Palabra te seguirá transformando. 

Los matrimonios, los hijos, la familia, la iglesia y la sociedad, claman silentemente por cristianos que tengan un carácter impregnado de Cristo. Entonces, el mundo sabrá que somos auténticos discípulos del Maestro. 

!El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo! (1 Jn 2:6).

Con todo amor,

Vuestro servidor,

Pst Eliseo Rodríguez

Web: www.iglesiamontedesion.org

Para vernos en YouTube: Monte de Sión.

¡NOTAS IMPORTANTES PARA TI!

Si algún lector aún no recibe de Lunes a Viernes el Programa que lanzamos en Video y Audio, titulado AMANECER CON DIOS, escríbanos, denos su número de WhatsApp, y le enviaremos cinco días a la Semana este Valioso recurso para el sustento de Vuestra fe. Sale exactamente a las 7.00 am.

Si lo quiere recibir directamente por YouTube, suscríbase ahora mismo a nuestro Canal de YouTube y active la campanita de notificaciones para que no se pierda ninguno de nuestras enseñanzas diarias en Amanecer con Dios, y también, los mensajes desde el Púlpito de nuestro Templo. El canal de YouTube Monte de Siony lo van a identificar, porque el Logo tiene un Montesito con un sol naciente encima y la Biblia.  

Por último, si quieres ser parte del JUEVES INTERNACIONAL DE ORACION, que ocurre todos los Jueves por 15 minutos de 9:00 – 9:15 pm, mándanos por WhatsApp la frase YO QUIERO PARTICIPAR, al número telefónico de nuestra iglesia: 305 917 3480. Así, cada Jueves te enviaremos los Cinco motivos de oración de esa semana y te regalaremos por escrito, una copia del Amanecer con Dios de ese día.

¡Les esperamos!

.

.

El Dr. Eliseo Rodríguez es el Pastor Principal  de la Iglesia Evangélica Monte de Sion en la ciudad de Miami. Es además el Director y Fundador de Christian Zion University, y escritor de varios libros, tales como, El Cordero Inmolado, Acontecimientos del Fin, entre muchos otros. El pastor, posee una vasta experiencia en el campo misionero Internacional. Ha viajado por Norte, Centro, Sur América, El Caribe, el Medio Oriente y el Norte de África, llevando las Buenas Nuevas de Salvación y Equipando al Cuerpo Ministerial.

.

David Sebastian Arrighi para Ministros Del Rey

.