Un Secreto que genera voz audible por el Pastor Elíseo Rodriguez

.

.

Un Secreto que genera voz audible

Al pasar los años observamos modelos diversos de servicio al Señor, protagonizados por aquellos que dejaron en nosotros una huella digna de imitar. Nos percatamos, también, que algunos no parecen haber aprendido nunca principios fundamentales para obreros de la Viña. Realmente, todo hermano que tenga un llamado al santo ministerio, debería escudriñar el capítulo 23 de Jeremías. Es una cátedra bíblica sobre el peso de responsabilidad asignado al ministerio de la Palabra, y un rio de enseñanza concerniente a la fuente de inspiración genuina para servir a Dios.

Hoy quiero dar un vistazo con ustedes a algunos aspectos plasmados en este capítulo, que no podemos eludir si, en verdad, vamos a ser de bendición al pueblo entre el cual servimos.

En primer plano Dios presenta su tristeza por la existencia de obreros, cuya labor ha terminando siendo la destrucción y dispersión de sus ovejas (v. 1). Por tanto, debemos tener un gran sentido de responsabilidad al recordar que las ovejas no son nuestras, sino del Señor, y que una parte fundamental de nuestra asignación, es guardar solícitamente la unidad del Espíritu en el vínculo de la Paz (Ef 4:1-3). Así cuidamos las ovejas del Señor.

Segundo, para suplir esa necesidad, en el versículo 4 Dios promete poner sobre sus ovejas pastores que las apacienten.  De aquí aprendemos que hay una autoridad que Dios concede a sus siervos, pero dicha investidura no es para avergonzar a las ovejas, sino para administrarles el alimento digerible al alma, y brindar un ambiente de seguridad en el redil.

Tercero, por los versículos 9 al 15 sabemos que cuando hay ausencia de un ministerio puro de la Palabra, los pecados de idolatría y obscenidad tienden a proliferar. Entonces viene maldición, y la tierra se convierte en desierto. Entre líneas debemos aprender que, al predicar la cruz de Cristo como mensaje fundamental (1 Co 1:18), el pueblo entiende las horribles consecuencias del pecado, aprende a temer a Dios y la bendición del Señor abunda. Aquí es también evidente que la falta de alimento en el rebaño no está relacionada a la poca preparación intelectual de los profetas o a la carencia de recursos para enseñar la Verdad. En Jeremías 23 la causa aparece vinculada, mas bien, a la falta de transparencia moral de los mensajeros. Por eso, Dios nombra las conductas de aquellos mayorales, como desatinos y torpezas. Entonces, les anuncia que tienen una cita pendiente con el castigo divino.

Cuarto, el punto cumbre aparece en los versículos 18 y 22. Allí se muestra que, un aspecto cardinal en el santo ministerio, es estar en el secreto del Señor. ¿Conoces ese lugar? No es un sitio físico. No es, necesariamente, un espacio en nuestra casa donde solemos orar, aunque puede usar dicho entorno para ser propiciado. El secreto del Señor es la intimidad de su presencia, allí donde el Espíritu de Dios se encuentra a solas con el espíritu del hombre. Es una comunión estrecha que Dios mismo desea tener con sus voceros, con el sagrado propósito de hacerles oír lo que Él desea comunicar a sus ovejas. El verso 18 resalta que ese secreto, es donde el profeta ve y oye la Palabra que ha de entregar. Y deja claro que, al estar allí, el embajador debe estar atento a la Palabra para oírla claramente. ¡Qué modelo más expresivo de lo que entraña realmente aceptar el llamado divino a predicar! Así que, aquel a quien Dios llama a un oficio tan serio, no es alguien demasiado veloz como para priorizar la obra misma, sino uno que tiene la habilidad de situar como su más imprescindible tarea, estar en el secreto de Dios. De ello Jesús dijo a Marta: solo una cosa es necesaria. Le mostró que su hermana María, sentada a los pies del Maestro para oír su Palabra, había escogido la buena parte, la cual no le sería quitada (Lc 10:42).

Ante la falta, entonces, de verdaderos ministros del Señor en días de Jeremías, el Señor lamentó así: …. si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras (Jeremías 23:22).

Amados, en este mismo capítulo, se coloca el modelo supremo de Mensajero al pueblo, el Bendito Mesías de Israel:  He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y éste será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra (vv. 5-6). Ese Maestro por excelencia de la carrera ministerial, nos dio el ejemplo más absoluto de una vida en el secreto de Dios. Él comenzó su ministerio orando en el río Jordán (Lc 3:21) y solía levantarse siendo aún muy oscuro para orar (Mr 1:35). A veces pasaba la noche entera orando en el monte de los Olivos (Lc 6:12). Estando con sus tres discípulos más íntimos en el Getsemaní la noche de su apresamiento, les dijo: Levantaos y orad (Lc 22:46).  Y, hasta terminó su carrera ministerial orando desde la cruz (23:46).

Es hora de comprender que el secreto de Dios es el ambiente propiciador de la Palabra pura oída de cerca de la boca de Dios. En ese lugar secreto con el dueño del rebaño, el Espíritu Santo nos hará saber cuál es la porción de la Palabra escrita que debemos administrar a tiempo. Dar el alimento a tiempo a la Casa del Señor, es prerrogativa del siervo fiel y prudente(Mt 24:45). Entonces, las ovejas se sentirán protegidas, apacentadas, bien nutridas y dichosas por tener sobre ellas un obrero que conoce de cerca el corazón del Pastor eterno.

Amados consiervos, ¡Propongamos que jamás entregaremos al rebaño una palabra de nuestro propio corazón, sino aquella que oímos de cerca en el secreto de Dios, allí donde

el secreto genera voz audible!

Con amor permanente,

Vuestro servidor,

Pst Eliseo Rodríguez

www.iglesiamontedesion.org

www.christianzionuniversity.org

www.quedicelabiblia.tv

.

.

.

El Dr. Eliseo Rodríguez es el Pastor Principal  de la Iglesia Evangélica Monte de Sion en la ciudad de Miami. Es además el Director y Fundador de Christian Zion University, y escritor de varios libros, tales como, El Cordero Inmolado, Acontecimientos del Fin, entre muchos otros. El pastor, posee una vasta experiencia en el campo misionero Internacional. Ha viajado por Norte, Centro, Sur América, El Caribe, el Medio Oriente y el Norte de África, llevando las Buenas Nuevas de Salvación y Equipando al Cuerpo Ministerial.

.

David Sebastian Arrighi para Ministros Del Rey

.